PORTAL DE TRANSPARENCIA

Cabildo Insular de El Hierro

Información económica (LC 100.1)

La economía de El Hierro se ha sustentado históricamente en el sector primario como principal pilar y en un incipiente sector turístico que en los últimos años se ha impulsado ligado a su modelo de desarrollo sostenible.

La cabaña ganadera herreña está constituida por ovejas, vacas y cabras, principalmente. La leche de las tres cabañas mezclada da pie a los afamados quesos herreños (y sus variedades de frescos, semicurados y curados), producidos de forma masiva en la Cooperativa de Ganaderos de El Hierro, así como en otras industrias artesanales. La producción de carne es, sin embargo escasa, aunque destaca su apuesta por productos selectos, ecológicos.

Los frutales están concentrados en el valle del Golfo, donde se cultiva la piña tropical (con la mayor producción de Canarias y una línea de comercialización exterior, que ya ha añadido con 140 hectáreas de cultivo), plátanos y otras frutas tropicales (papayas, aguacates, mangos) y hortalizas. De su comercialización se encarga la Cooperativa del Campo de Frontera y la comercializadora Mercahierro. Los higos secos o "pasados" hace siglos que son considerados como los mejores de Canarias y se dan, sobre todo en la zona de El Pinar.

La Pesca profesional, que sigue artes tradicionales y que ha sido reconocida en Bruselas como modelo de pesca sostenible, se concentra en el pueblo sureño de La Restinga, destacando por la captura de túnidos y pescado blanco como medregales, viejas, alfonsiños, cabrillas y morenas, entre otros. El Hierro cuenta con dos puntos de primera venta de pescado: en el Puerto comercial de La Estaca y en el puerto pesquero de La Restinga.

El Hierro tiene una rica producción de vinos. Este 2017 se han inscrito dos nuevas bodegas a la Denominación de Origen El Hierro, siendo ahora 10 en total, y otra decena se encuentra cursando los trámites sanitarios y administrativos para hacer lo propio.

El cultivo de la viña en la isla de El Hierro tiene una relevante importancia económica, histórica y paisajística. La vinculación de este cultivo y los herreños se remonta al siglo XVI. El cultivo está distribuido por todos los municipios de la isla, en cotas que van desde los 200 a los 900 m. Con más de 200 viticultores y en torno a las 200 has, la viña es el cultivo más importante en cuanto a superficie, superando a cultivos de exportación como la piña tropical y la platanera.

Una industria ligada al sector primario mayoritariamente y una artesanía testimonial que pone en valor el patrimonio cultural insular también configura el sector económico herreño, potenciado entorno al valor de la imagen de marca del destino “El Hierro”, que en los últimos años se ha afianzado a nivel internacional.

Y es que hoy, El Hierro se ha convertido en un ejemplo mundial de buenas prácticas en políticas de sostenibilidad. La más occidental del Archipiélago es un laboratorio insular de primer nivel con ejemplos palpables en materia de desarrollo sostenible que pueden ser replicados en otros lugares del Planeta y cuyo ejemplo más evidente lo encontramos en el funcionamiento de su central hidroeólica, con la que ha logrado convertirse en el primer territorio energéticamente aislado del Mundo en aspirar a la autosuficiencia energética a través de renovables. Su segundo gran reto pasa por el avance de su Plan de Movilidad Sostenible y la continuidad de la aplicación de políticas de ahorro energético.

El Hierro, con una superficie de 268 kilómetros cuadrados y 10.500 habitantes, se ha diferenciado desde hace décadas por la búsqueda de un desarrollo sostenible, primando la conservación de su riqueza medioambiental y conjugando el aprovechamiento de sus propios recursos en las acciones de progreso.

Desde 1997, El Hierro, a través de su Cabildo insular, aprueba un Plan de Desarrollo Sostenible con el objetivo de disminuir la dependencia del exterior y garantizar la satisfacción de las principales necesidades de los herreños con la puesta en marcha de un ciclo de aprovechamiento de los recursos propios que permita reducir los sobrecostes derivados de vivir en una isla menor.

El Plan incluye la apuesta por políticas de “100% residuos cero”, “100% productos ecológicos”, un plan de Movilidad Sostenible, un desarrollo del sector turístico respetuoso con el medio; el fomento y conservación de su acervo patrimonial y cultural; la protección de su Medio Ambiente (el 68% de su territorio está protegido por Ley a través de diversas figuras de protección), la apuesta por lograr la autosuficiencia energética con fuentes renovables, a través de la construcción de una central hidroeólica, un Plan de Movilidad Sostenible, entre otros.

En enero de 2000, el esfuerzo realizado por la sociedad herreña en pro de un modelo de desarrollo sostenible, fue avalado internacionalmente con la declaración del conjunto del territorio insular y la Reserva Marina del Mar de Las Calmas (1996) como Reserva de la Biosfera por la Unesco. Este sello de distinción se le concede por la especial conservación de su riqueza medioambiental y cultural, así como por la búsqueda del progreso y desarrollo de sus habitantes.

La implicación social y de los gestores públicos insulares con este modelo ha tenido con el paso de los años una importante transcendencia internacional, convirtiendo a la isla de El Hierro en todo un referente mundial de buenas prácticas en sostenibilidad, creando una imagen de marca que ofrece hoy en día un gran potencial de desarrollo para un sector turístico que también se quiere sostenible y acorde con las potencialidades de este territorio insular. Así, hemos visto cómo El Hierro se convertía en referente turístico con un modelo no basado en la masificación asociada al sol y playa sino con una hoja de ruta marcada por el turismo rural, científico, cultural y deportivo, con exponentes como su abierto internacional de fotografía submarina (sus fondos están considerados entre los mejores del Mundo para la práctica de actividades subacuática), se encuentro anual de senderismo, su concentración internacional de parapente, ya clásicos, y, más recientemente, con la travesía a nado Mar de Las Calmas o la Maratón isla del Meridiano, entre otros eventos, que congregan a miles de aficionados y deportistas atraídos por las especiales condiciones que ofrece su geografía y climatología.

A su vez, hemos visto como su colectivo de pescadores se han convertido en un referente de pesca sostenible en Bruselas o como todo el sector primario insular ha firmado un acuerdo de intenciones por el que aboga por el “100% productos ecológicos” de la isla de El Hierro.

Décadas de experiencia atesora también en materia de reciclaje, con una población ampliamente consciente en materia de residuos cero y con hitos como la construcción del Complejo Medioambiental del Majano, su planta de compostaje o la de producción de biodiesel a partir de aceites vegetales usados. Lo que ha corrido parejo a una trascendental política educativa en sus centros escolares en materia medioambiental.

Otro hito importante reciente está íntimamente relacionado con la reciente erupción volcánica submarina (10 octubre 2011) en aguas a sólo dos millas de la punta Sur de la isla, La Restinga, un hecho que volvió a situar a este territorio español en centro de atención mediático internacional y que ha llevado a que su riqueza geológica, natural y cultural vuelva a tener un sello de distinción sin parangón, con su inclusión en la Red Mundial de Geoparques por la Unesco, en Noviembre de 2015, habiendo sido introducida con anterioridad –septiembre de 2014- en la Red Europea de Geoparques.

La UNESCO ha designado a El Hierro como Geoparque Mundial por sus diferentes atributos, entre los que se encuentran que es Reserva de la Biosfera desde el año 2000 y contar con seis Áreas Naturales Protegidas (ANP), que cubren el 60% de su territorio, incluyendo la Reserva Marina Integral del Mar de Las Calmas.

La riqueza geológica, la belleza paisajística, la experiencia adquirida en materia sismo volcánica, los programas medioambientales, el desarrollo del sector primario o las aspiraciones a convertirse en primer territorio capaz de autoabastecerse de energía eléctrica a partir de fuentes renovables han contribuido a que la UNESCO le haya concedido el distintivo de Geoparque.

Un Geoparque se define como un territorio habitado, dotado de un importante patrimonio geológico en términos de su valor científico, rareza o valor estético o educativo, además de otros elementos patrimoniales naturales y culturales, en el que se aplica una estrategia de gestión basada en la geoconservación y el desarrollo sostenible, asentada en su comunidad.

Más allá del conjunto de recursos naturales y culturales, el Geoparque se diferencia de otros territorios por su forma de gestión. Una gestión coordinada, sobre la base del acuerdo de los agentes, que debe tener impacto directo en el territorio mejorando las condiciones de vida de sus habitantes y su medio en general, y debe tener un papel activo en el desarrollo económico del territorio, que se basará, entre otras políticas, en la promoción del patrimonio geológico y el geoturismo. Un camino que El Hierro ya ha emprendido desde el momento en el que, en 1997, todas las fuerzas políticas y toda la sociedad herreña en su conjunto apostaron por la diferenciación, la búsqueda de la singularidad, y el desarrollo sostenible. Así, bioturismo (Reserva de la Biosfera) y geoturismo (Geoparque Mundial) se dan de la mano en esta isla “del fin del Mundo”, antiguo Meridiano Cero.

El Hierro, 100% Energías Renovables

El Plan de Desarrollo Sostenible recoge la Estrategia “El Hierro, 100% RES”, cuyo objetivo es introducir el uso de las fuentes renovables en todos los sectores en los que de energía se requiere.

Se ha dado uno de los pasos más importantes con la puesta en marcha de la Central Hidroeólica de El Hierro en julio de 2014, a lo que hay que sumar un Plan de Movilidad Sostenible que quiere sustituir el parque móvil de la Isla por coches eléctricos en un plazo de 10 años; también existe la aplicación de las energías renovables a la obtención (desalación) de agua potable para los habitantes, de hecho la isla cuenta con tres desaladoras repartidas por la geografía insular y un Plan Hidrológico referente para el conjunto de Canarias.

La Central Hidroeólica de El Hierro constituye un sistema de autoabastecimiento energético basado en un parque eólico y una central hidroeléctrica. Es un proyecto pionero e innovador que está situando a El Hierro como referente mundial porque, por primera vez, un territorio aislado, que no tiene red eléctrica conectada con el continente u otra isla, aspira a autoabastecerse de electricidad a partir de fuentes limpias.

La Central desde junio de 2015 opera de manera normalizada, pertenece al Cabildo de El Hierro, en colaboración con el Gobierno de Canarias y la compañía eléctrica Endesa, a partir de una sociedad público-privada, Gorona del Viento SA.

En agosto del 2015 se consiguió, por primera vez, abastecer a la totalidad de la demanda eléctrica de El Hierro con fuentes renovables, demostrando así la viabilidad técnica de la Central Hidroeólica. Un objetivo que se ha vuelto a alcanzar en diversos momentos de importante azote de los vientos alisios en los últimos meses, logrando el 100% de penetración a la red de renovables.

Con la puesta en marcha de la Central Hidroeólica de El Hierro se completa uno de los hitos más importantes de la Estrategia “El Hierro, 100% Energías Renovables”; la Isla disminuirá considerablemente el consumo de combustibles fósiles, ya que, hasta ahora, la energía eléctrica que demanda la población se generaba con una central convencional de gasóleo.

Todo ello se enmarca en el citado Plan de Desarrollo Sostenible que se adoptó en 1997, en línea con el “Libro Blanco para una estrategia y un Plan de acción Comunitarios”, desarrollado por la Comisión Europea, y posteriormente con los objetivos de la UE para 2020 en energía, tanto en renovables como en eficiencia, y en disminución de emisiones de 2007. Son los comúnmente llamados objetivos 20-20-20 y que El Hierro, como parte integrante de las Islas Canarias, suscribió a través del Pacto de las islas, auspiciado por la Comisión Europea.

Además de los objetivos locales, en el ámbito de la UE e internacional, la Central Hidroeólica de El Hierro serve de punto focal para otros territorios en condiciones similares. Se trata de un concepto altamente replicable en islas e, incluso, en áreas continentales aisladas, por lo que el proyecto se ha convertido en referente a nivel europeo y mundial.

La demanda eléctrica anual de la Isla de El Hierro es de 35GWh, con una punta diaria que ronda los 7 MW. La potencia instalada en el Parque Eólico de la Central es de 11,5MW y tiene una producción equivalente de 2.900 horas. La demanda eléctrica de El Hierro se vería satisfecha por la producción directa del Parque Eólico y la energía almacenada en forma de agua en las horas de excedente y que posteriormente se convertiría en energía hidráulica.

Con ello, actualmente la Central es capaz de abastecer el 80% de la demanda energética de la isla de El Hierro. Mientras, en el resto de Canarias el Plan Energético de Canarias, PECAN, establece el umbral del 30% de penetración con renovables de cara al 2015; umbral que El Hierro supera enormemente con la puesta en marcha de la Central Hidroeólica.

La estrategia El Hierro 100% RES establece integrar la producción de agua a las horas de excedente eólico que no puede ser acumulado por la capacidad de los depósitos de agua, de forma que se conseguiría un mayor aprovechamiento de la energía. Al mismo tiempo, la estrategia inteligente de carga de los vehículos eléctricos permitirá a El Hierro alcanzar el 100% de producción energética con eólica. Esto se conseguirá aplanando la curva de producción y demanda.

Los objetivos de la Central Hidroeólica son superiores a los establecidos en la estrategia global 20-20-20; produciendo innumerables beneficios económicos y medioambientales.

Con este proyecto se evitará el consumo anual de 6.000 toneladas de gasóleo, lo que equivale a 40.000 barriles de petróleo que tendrían que llegar importados y en barco a la isla, lo que supone un ahorro de más de 1,8 millones de euros anuales.

Asimismo, se evitará la emisión a la atmósfera de 18.700 toneladas al año de CO2, principal causante del efecto invernadero. Ese CO2 equivale al que podría fijar un bosque de entre 10.000 y 12.000 hectáreas, una superficie equivalente a 20.000 campos de fútbol.

También se evitará la emisión a la atmósfera de 100 toneladas anuales de dióxido de azufre y de 400 toneladas anuales de óxidos de nitrógeno, equivalente a las emisiones de un autobús de línea que recorriese 600 millones de kilómetros.

17 millones de europeos y 600 millones de personas en todo el Mundo viven en islas y todos tendrán un referente en El Hierro de lo que debe ser el futuro energético. Una alternativa clara al petróleo gracias al agua y al viento.

Si desea obtener actualizaciones periódicas de la información que vamos publicando, le rogamos nos facilite su dirección de correo electrónico

© Cabildo Insular de El Hierro 2017